Ruin Bars es un concepto que actualmente marca la vida nocturna y cultural de la capital húngara. Las ruinas de las antiguas fábricas del barrio judío de Budapest han vuelto a llenarse de gente, pero no para trabajar, sino para disfrutar. Sobre todos ellos destaca uno que ha hecho honor a su nombre, que significa “solo” en húngaro. Y es que Szimpla, solo hay uno.

Aunque esto no es del todo cierto, y es que el éxito de su pub ha provocado que la cadena se ampliará a dos locales más en Budapest y otros dos en la ciudad de Berlín, pero que siguen manteniendo la estética retro y alternativa que caracteriza a Szimpla.  La joya de la corona es Szimpla kert, un pub – centro cultural inaugurado en 2002 que es el que acoge los eventos entre las paredes de una antigua fábrica de estufas. De esta solo se conservan las distintas estancias y la fachada, decoradas con todo tipo de objetos. Desde bañeras cortadas a la mitad que hacen de sillón hasta viejas pantallas de ordenador que increíblemente todavía funcionan, mostrando antiguos videoclips y conciertos de grupos indie.

Río del Danubio, Budapest

Su horario es de 10 de la mañana a 4 de la madrugada de lunes a sábado, y sus viejas paredes acogen conciertos, cine al aire libre, teatro en vivo y demás eventos que hacen de Szimpla Kert una verdadera referencia cultural. Es un habitual punto de reunión entre los habitantes de Budapest y una visita obligada para todos aquellos que llegan a la ciudad como turistas. Además, el local cuenta con un estudio audiovisual en el que las bandas localestienen la oportunidad de grabar y editar sus canciones. Durante el día, lo más común es encontrar algún grupo a medio camino entre el rock y el pop actuando en vivo, y lo mejor en ese momento es sentarse y disfrutar de una buena pinta de cerveza por tan solo 600 florines húngaros, es decir, 2 euros.

“Sus viejas paredes acogen conciertos, cine al aire libre, teatro en vivo y demás eventos culturales que hacen de Szimpla Kert una verdade rareferencia cultura”

La noche es el mejor momento para visitar Szimpla Kert. Es en este momento cuando mayor número de gente podemos encontrar en el local, y es que en cada parte del bar encontraremos un tipo de música adaptada a cómo queremos pasar la noche. Podemos pasarla sentados en la sala donde se reproduce música indie fumando “shisha” y hablando con nuestros compañeros de mesa o pasar al patio donde la música electrónica mueve los cuerpos de los turistas y locales. Recuerda que para pedir algo debes ir a la barra específica: el wine bar si quieres un tinto, el beer bar para una buena pinta o el coktail bar para  bebidas más extravagantes.

El domingo es uno de los días más especiales en Szimpla Kert, ya que esta vieja factoría se convierte por un día en un mercado de productos agrícolas. Llamado Szimpla Farmers Market acoge a todos aquellos que quieran vender productos artesanales que van desde la mermelada y la miel hasta verduras frescas. El local se llena del color de todo tipo de frutas y hortalizas desde las 9 de la mañana hasta las 2 de la tarde, y además las personas que quieran visitarlo pueden disfrutar de un farmer breakfast con los productos del mercado.

Szimpla es sin duda alguna uno de los mejores complementes para esta ciudad de Europa del este que, de por sí, ya ofrece una amplia gama de actividades como el paseo en barco por el Danubio o la visita a algunos de los balnearios más impresionantes del continente.

Szimpla Háztáji

Szimpla Háztáji

Una de las “sucursales” de Szimpla. Mucho más pequeño y discreto, este local abierto en octubre de 2013 ofrece desayunos y almuerzos con los productos del Farmer Market. Una amplia gama de productos naturales componen los platos de cada día, que van cambiando dependiendo de la materia prima que se haya conseguido, y que se deben acompañar con un batido de frutas recién traídas de la huerta. Los miércoles es el día del pescado, así que tanto los defensores como los detractores de este alimento quedan avisados. Obligado probar el famoso Goulash húngaro.

Szimpla Kávézó

Szimpla Kávézó

La versión más relajada de Szimpla. Un café al que podríamos denominar pub, ya que abre de 4 de la tarde a 2 de la mañana. En este bar elaboran su propia cerveza, una buena excusa para visitarlo. Además ofrecen bebidas espirituosas y cócteles en un ambiente excepcional para estar frente a una mesa conversando. Sin duda es el lugar perfecto para después empatar con la locura que supone acudir a Szimpla Kert.

Jorge Vaquero