El Crossfit es una modalidad deportiva que se ha puesto de moda en los últimos años en todo el mundo. Consta de un programa de ejercicios formados por entrenamientos de fuerza, acondicionamiento y resistencia, diseñados para mejorar el mayor número de músculos y habilidades físicas como sea posible. Es la práctica deportiva ideal para toda persona que desee mantener un buen tono físico.

Entre sus muchos beneficios se encuentra el aumento del acondicionamiento físico. Gracias a los entrenamientos en los que se incluyen series con alta cantidad de repeticiones por peso (y viceversa) acaba siendo el método idóneo para la quema de calorías y ayuda a la eliminación de grasas, teniendo como efecto directo la reducción de peso a la par que se obtiene un cuerpo tonificado.

Otro de los beneficios del Crossfit lo encontramos en el hecho de que no genera pesadez o aburrimiento ya que al variar cada entrenamiento, el tipo de ejercicios no se convertirá en un deporte monótono y aburrido. Con estos entrenamientos se mejoran los resultados que se obtendrían con un entrenamiento regular de gimnasio común donde la mejora física natural es algo más limitada.

Motivational wide shot of young man and woman holding huge heavy barbells overhead looking at each other

Trabajo, familia, hogar… Apenas se tiene tiempo para ir al gimnasio, de ahí que en muchas ocasiones cesen los intentos por mantener un entrenamiento constante. Debido a la corta duración de este tipo de rutinas se permite un mejor y mayor rendimiento del propio “entreno”. Esto sucede porque las sesiones de entrenamiento suelen durar en torno a los 30 ò 40 minutos con una mayor intensidad que en un gimnasio.

El Crossfit está formado por ejercicios de movimientos funcionales a una intensidad elevada donde se entrenan las diez características físicas principales: resistencia muscular y resistencia cardiorespiratoria, flexibilidad, fuerza física, potencia, equilibrio, agilidad, coordinación, precisión y velocidad. Por ello, cuando se dice que es un entrenamiento funcional se debe a que con cada movimiento se intenta ejercitar el mayor número de músculos posible. Al contrario que sucede cuando se hace una rutina de gimnasio donde, por lo general, cada ejercicio se centra en un músculo o grupo muscular en particular.

El Crossfit como deporte registrado nace durante los 90 a manos del preparador físico Greg Glasman y, en la última década, se ha convertido en una modalidad deportiva a nivel mundial llegando incluso a contar con sus propios campeonatos, denominados Crossfit Games. En estas competiciones se determina quién es “el deportista más apto de la Tierra”.

Los entrenamientos de Crossfit, también denominados por sus siglas en inglés WOD (Work of the Day), se estructuran de la siguiente forma:

Calentamiento

Parte A. Técnica / Fuerza. En esta primera fase del entrenamiento la cantidad de peso es personalizado según los intereses del atleta. Ganar masa muscular, definición, quemar grasas… cada uno determinará la cantidad de peso ideal para cada finalidad.

Parte B. Dependerá del tipo de ejercicios que se realicen, podrán ser los siguientes:

AMRAP (As Many Rounds As Posible). Se trata de realizar el mayor número de repeticiones que sea posible dentro de un tiempo delimitado por el entrenador.

EMOM (Every Minute On the Minute). En esta serie de ejercicios se busca realizar un cierto número de repeticiones de varios ejercicios en un minuto con el consiguiente minuto de descanso entre medias. El ejercicio termina cuando el atleta no pueda llegar al minuto.

Por tiempo. Consiste en llevar a cabo un número de rondas determinadas como meta con un tiempo límite en el que deben cumplirse la combinación de ejercicios dada.

Tabata. Es una de las más duras, ya que en ella se deben realizar 8 rondas de 20 segundos de ejercicio intenso con un descanso de 10 segundos entre cada una. Dependiendo del nivel del atleta esta versión del entreno se realizará entre 4 y 6 minutos.

Estiramientos. Al finalizar la sesión de entrenamiento el coach dirá qué estiramientos concretos se han de hacer. Esto se debe a que el entrenador ha de tener en cuenta con qué estiramientos se relajarán los músculos trabajados en la sesión.

Teniendo en cuenta que es una actividad deportiva que puede practicarse libremente sin importar edad, sexo o estado de la forma física, es el ejercicio perfecto para lucir un cuerpo fuerte y saludable sin necesidad de recurrir a las dietas milagro. Al fin y al cabo, el mismo tiempo que se emplea en buscar dichas dietas se emplea en realizar esta actividad y, de seguro, el deporte dará mejores resultados.

Una de las referentes nacionales en esta disciplina es Anabel Ávila, quien lleva varios años intentando acercar el mundo del Crossfit a todas las personas que desean mejorar su forma de vida. Lo hace mediante contenido de calidad en su web donde se puede leer todo tipo de consejos y experiencias sobre esta actividad deportiva o desde sus redes donde aporta todo tipo de consejos. Si deseas saber más de ella o tienes interés en el Crossfit no dudes en visitar su web y su canal de YouTube.

Darío Ruiz